Ropa y zapatos

Zapatos antiguos y ropa romana

Las siguientes páginas de la Tienda Romana, por ejemplo, ofrecen una rica selección de zapatos y ropa antigua.

Ropa romana

Joyas, accesorios médicos y utensilios relacionados con el tema de la belleza: zapatos de correr hechos a mano con piel de vaca tratada de forma natural en muchos tamaños, colgantes simbólicos de plata y bronce, pendientes y cadenas de eslabones elegantes pero sencillos, juegos de médicos que incluyen pinzas y bisturí y otros utensilios médicos de alta calidad, así como joyas para el pelo de filigrana de bronce o plata decoradas según modelos romanos, se pueden encontrar bajo el epígrafe "La romana - La mujer romana".

Zapatos romanos

La suave piel se adapta cómodamente a los pies. Todos los modelos de zapatos romanos con cordones que aparecen en las páginas de la Tienda Romana están fabricados con piel de vacuno tratada de forma natural, de curtido vegetal y muy resistente en todo su contorno. Las sandalias romanas se fabrican siguiendo un patrón antiguo. Se adaptan al pie como una segunda piel. Una maravillosa sensación al caminar: como descalzo y, sin embargo, con protección y un buen apoyo. 
Además, las sandalias romanas están de moda este verano, en el verdadero sentido de la palabra.

Calzado romano para casa y para salir

Sin embargo, los romanos solían llevar dos tipos diferentes de calzado, tanto los hombres como las mujeres. Los romanos no tenían zapatos de invierno ni de verano, ni de día ni de noche, ni zapatillas -en nuestro sentido moderno de la palabra-. Había, sin embargo, zapatos que se usaban en casa y los que se utilizaban para andar por la calle. En casa, consigo mismos o con otros, los romanos usaban soleae. Se trataba de sandalias sujetas por finas tiras de cuero que también podían pasarse entre los dedos de los pies. Como sólo se llevaban en casa, era tarea de los esclavos llevar las soleae del amo a la casa cuyos amos les habían invitado al banquete. A los romanos les parecía muy torpe que alguien saliera de casa con sus soleae.

Calzado de calle con la toga

Los calcei eran el calzado propio de los ciudadanos romanos. Eran los zapatos que llevaban con la toga. Estos zapatos de calle romanos consistían en tiras de cuero unidas por una lengüeta de cuero con una hebilla que también decoraba los zapatos romanos.
En la sociedad romana se concedía gran importancia al hecho de que, al menos en las ocasiones oficiales, el estatus personal y la correspondiente clase social del individuo fueran inmediatamente reconocibles para los demás. Dependiendo de la posición social o el cargo, se proporcionaban al portador diferentes ropas. Estas cambiaban según se ascendía o descendía en la escala social. Los materiales utilizados eran la lana y el lino, pero en raras ocasiones también se utilizaba la seda. Esta última, sin embargo, estaba reservada sólo a las familias más ricas. Asimismo, la calidad de la ropa aumentaba cuanto más alto era el estatus del usuario.

Ropa interior masculina

Una forma muy conocida de ropa interior eran los subligares, una especie de taparrabos. Sin embargo, no se llevaban muy a menudo bajo la túnica. Los subligares se consideraban más bien ropa de trabajadores o esclavos. Cuando hacía demasiado frío, el romano se protegía con un calentador apropiado para las piernas (fascia) o un protector pectoral (tórax). Otra posibilidad era llevar varias túnicas superpuestas. Se sabe, por ejemplo, que Augusto llevaba hasta cuatro túnicas superpuestas en invierno. Llevar una especie de pantalón debajo de la túnica no era habitual entre los romanos.

La túnica

En la antigua Roma, la túnica se consideraba una prenda muy universal. Para los hombres solía llegar hasta las rodillas, y para las mujeres hasta los tobillos. Sin embargo, también se llevaba ligeramente más corta o más larga. La túnica consistía en dos piezas rectangulares de tela cosidas entre sí con los cortes necesarios para los brazos y el cuello. Normalmente se ceñía a la cintura. Una túnica sin cinturón se consideraba indecorosa. En el siglo III a.C. aparecieron las primeras túnicas cuyas mangas llegaban hasta las muñecas. Antes de eso, los portadores de tales prendas eran considerados más bien afeminados. Otra tendencia de la moda surgió durante el periodo imperial temprano. La túnica sin mangas, habitual hasta entonces, fue sustituida por la de manga corta. Sólo en la Guardia Pretoriana la túnica sin mangas siguió formando parte del uniforme estándar. Dos finas franjas púrpuras (augustus clavus) en la zona de los hombros marcaban a los titulares del rango caballeresco; dos franjas más gruesas (latus clavus) se reservaban para los del rango senatorial. Una forma especial de túnica era la palmata. Estaba bordada con palmeras y se reservaba exclusivamente al comandante. La vestía durante su desfile triunfal por Roma.

La toga

Todo aquel que quisiera desempeñar un cargo público en Roma debía llevar la vestimenta tradicional, la toga, sobre la túnica. Sólo los ciudadanos romanos de pleno derecho podían llevar toga. El romano ordinario vestía una toga de lana blanca (toga alba) y durante el luto una de color oscuro (pulla). Los miembros de las altas magistraturas (ediles, pretores, censores y cónsules) y los miembros de los colegios sacerdotales (pontifices, augures, epulones y quindecemviri) vestían una toga (toga praetexta) ribeteada con una franja púrpura de unos 75 milímetros de ancho. Los varones llevaban una toga similar hasta que alcanzaban la mayoría de edad, sólo que en este caso la franja era algo más estrecha. Los candidatos a cargos públicos vestían una toga blanca brillante (toga candida). Un general victorioso vestía una prenda superior ribeteada en oro. Después de que a todos los ciudadanos libres del imperio se les concediera la ciudadanía romana en el siglo III d.C., la toga perdió su importancia. Su función principal, la de marcar a un ciudadano romano libre, dejó de tener importancia. A finales de la Antigüedad, el uso de la toga era cada vez menos frecuente. Hasta el siglo VI, la toga sólo formó parte de la indumentaria romana en algunos cargos públicos y ceremonias solemnes.

Ropa interior femenina

Bajo la túnica, las mujeres romanas llevaban el strophium, que equivale aproximadamente a un sujetador actual. Consistía en una banda de cuero que se enrollaba alrededor de los pechos para protegerlos. Las mujeres no solían llevar pantalones, como los subligares, a menos que participaran en eventos deportivos. Combinado con el strophium, parecía un bikini moderno. Sin embargo, este tipo de vestimenta romana sólo era necesaria si no se llevaba una túnica encima.

La estola

Sobre la túnica, las matronas casadas llevaban una estola. Esta prenda de lana, llena de pliegues, consistía en un trozo de tela tan largo como la distancia entre los brazos extendidos. Si era necesario, la estola podía ceñirse con un cinturón, pero no era obligatorio. Debido al volumen de la tela y a su longitud, llevar la estola se consideraba bastante incómodo. Las mujeres sólo podían caminar despacio con ella. Sin embargo, la estola también expresaba el orgullo de una mujer romana casada, así como su respetabilidad y sentido de la tradición. La estola se consideraba la vestimenta acorde con el estatus de una ciudadana romana.

La palla

Otra prenda romana que llevaban las mujeres era la palla sobre la túnica o la estola. La palla consistía en una tela rectangular que podía colgarse de la cabeza o del hombro. Podía ser del mismo color que la estola, pero no era obligatorio. La palla también servía para cubrir la cabeza. En general, no se consideraba que una mujer de clase social alta tuviera el estatus adecuado si salía de su casa sin cubrirse la cabeza.

Los romanos y su vida cotidiana - paseando por Roma

La categoría "Los romanos y las mujeres romanas" responde a estas preguntas e invita a pasear por la vida cotidiana de los romanos, porque eso es lo que les gustaba hacer a los romanos: pasear y mirar lo que se ofrecía, probar, comprar, ver y admirar y, por supuesto, dejarse ver, ¡como mucho admirar! En joyería se pueden descubrir valiosas joyas de plata o bronce, basadas en modelos históricos. Desde cadenas de eslabones de filigrana hasta broches, pasando por horquillas que daban clase y sujeción a los peinados.

Sumergirse en el "cofre del tesoro" romano

Y el corazón de los coleccionistas de monedas romanas antiguas también late más rápido en la categoría de romanos y romanas: ¡el "cofre del tesoro" romano invita a rebuscar! ¿Quiere un sestercio fielmente reproducido? - Cuero suave y suelas silenciosas presenta el calzado romano. Las sandalias romanas de piel de vaca tratada de forma natural no sólo acarician las suelas con suavidad y comodidad, ¡sino que también son un auténtico éxito veraniego! Los cosméticos y el cuidado del cuerpo, así como los artículos médicos, también se incluyen en la categoría Romanos y mujeres romanas. Las romanas concedían gran importancia a un afeitado cuidado, incluso artístico, a la depilación y, por supuesto, al cuidado y diseño de su vello principal. Las pinzas o instrumentos de médico también existían en el mundo de los romanos y de la mujer romana. Siguiendo el ejemplo de la antigüedad, ¡están listas para su uso inmediato!

Espacios(t)habitables

Las villas y salas de estar romanas, por su parte, invitan a adentrarse en el mundo de las plantas, las delicias culinarias y la ornamentación de cestería y madera. Lugares ornamentales para guardar dinero, joyas o fruta: objetos de mimbre únicos hechos a mano a partir de modelos antiguos o cofres del tesoro de madera de haya... Los romanos utilizaban cuencos de madera torneada en la cocina o recipientes de barro como los tarros de miel. Basados en modelos antiguos, estos objetos únicos adornan la cocina.
La vida cotidiana del romano y de la mujer romana ofrece muchas ideas imaginativas para coleccionistas, amantes de los tesoros antiguos y diseñadores de espacios vitales individuales.

Aquí de nuevo todas las categorías para Ropa y calzado romanos

Compra de facturas

Las escuelas y autoridades de DE pueden realizar cómodamente pedidos a cuenta. Los clientes particulares pueden utilizar la compra a cuenta Ratepay (servicio Paypal)

Envío gratuito

Pedidos seguros y sencillos dentro de Alemania desde 99 €

20 años de experiencia

Siempre nuevas ideas y productos optimizados gracias a nuestros años de experiencia y a la intensa colaboración con escuelas y museos.

Más de 52.000 clientes, en todo el mundo

.

Museos y escuelas de toda Europa confían en los productos de Römer Shop

.

Service und Leistung

Thorsten G. Ich hatte für ein Schulprojekt Papyrus und Pergament benötigt...

Great product

Leslie D. Hi I ordered these to use as stamps for my clay...

Absolut praxistauglich

Katharina L. Die Schuhe passen gut, sind absolut solide gearbeitet...

Stilvoll und praktisch

Claudia T. Die Lampe hat Stil und gibt eine schöne Atmosphäre...